Ayuda  |  Ingresar  |  Crear Cuenta
...

Entrevistas a poetas: Alejo Carbonell - Dolores Etchecopar

Nuestra entrevista de todos los viernes a dos poetas.

¿Cómo o cuándo te das cuenta de que algo que escribiste o pensaste es un poema y no otro tipo de texto?

Alejo: Antes de sentarme a escribir ya tengo eso resuelto, porque son ideas que primero voy amasando mentalmente, una idea chiquita, que puede ser un verso, y que llevo en la cabeza unos días hasta que se hilvana con otra, ya con alguna noción de cadencia, de ritmo, ahí ya aparece el germen de un poema, por ejemplo.

Dolores: Cuando lo que leo no es un reflejo de mi pensamiento o de mis sentimientos sino algo que me sorprende y me interpela, cuando las palabras se articulan conformando un cuerpo autónomo, misterioso, no funcional a un significado único sino irradiando muchos sentidos que van cambiando según el lector, según el estado del alma de cada cual. Un poema, a diferencia de otros textos, puede releerse una y otra vez porque no nos dice siempre lo mismo. Pero esto es solo una aspiración que tengo al momento de escribir y allí donde fracasamos (las palabras y yo) sucede, cada vez, algo distinto, un relumbre, un pequeño movimiento inesperado que me impulsa a querer seguir escribiendo.

¿Cómo se corrige un poema, cómo corregís vos un poema?

Alejo: Corrijo bastante, doy vuelta el verso, tacho mucho, corto distinto, pienso si el verso mide bien en relación a lo que quiero decir, por ejemplo.

Dolores: En mi caso cambia según el poema, a veces se presenta de un modo que requiere de mínimas intervenciones, otras veces hay que eliminar todo menos una frase que permanece a la espera, o el poema era solo esa frase y poco más. Puedo estar días y meses dándole vueltas a un poema como puede ocurrir que se escriba todo de entrada y la corrección entonces sea mínima o nula.  A veces estoy lavando un plato o caminando por la calle o estoy por dormirme y me impacta una palabra o una frase que resulta imperioso incluir en un texto o sacarlo de él, como si en algún estrato de mi vida la corriente de la escritura no se detuviera nunca. También a través de la lectura de amigos en cuyo criterio confío corrijo los poemas, muchas veces uno pierde esa distancia necesaria para evaluar lo propio y la lectura de otra persona aporta mucho. Por lo general es más lo que elimino de lo escrito que lo que agrego, pero a veces resulta pobre un texto, como si le faltara densidad, napas, un silencio, y entonces es preciso continuar con él,  aguzar el oído por si hay algo más, un llamado recóndito a seguir escuchando allí.

¿Podés encontrar algo puntual que haya modificado tu escritura? (Un autor, una película, un momento de tu vida…)

Alejo: Sí, por supuesto, pero eso ocurre todo el tiempo, porque es una zona que no tiene el mismo sistema de prioridades que la vida, entonces a veces el nacimiento de un hijo te lleva a escribir un poema, pero resulta que ves un papel de caramelo volando porque pasa un auto y también te dan ganas de escribirlo. Eso habla de los temas que van apareciendo en la escritura, pero también de que uno es permeable a todo lo que pasa, la inestabilidad es fundamental

Dolores: Pido a la escritura que acompañe mi vida, que se modifique constantemente con lo que voy viviendo y muriendo. Así como no soy la misma de hace treinta años ni me percibo a mí misma y al mundo del mismo modo, tampoco lo que escribo es lo que escribía hace treinta años. El tiempo vivido entonces es lo que modifica en primer lugar mi escritura. Y si tengo que  nombrar algunos encuentros que me hicieron mella profunda, está la poesía de Paul Celan, el cine de Tarkovski, el teatro de Tadeusz Kantor, Hospital británico de Héctor Viel Temperley, la poesía de Adrienne Rich para nombrar solo algunos de tantos otros dadores.

¿Qué poetas considerás que influyeron en tu escritura?

Alejo: No sabría decir a qué se parece lo que escribo, porque me gustan muchísimos poetas, muy distintos todos, y en definitiva uno les roba un poco a cada uno

Dolores: Ya nombré a algunos en la respuesta anterior. Más que su influencia, lo que agradezco a un texto es que despierte mi deseo de escritura. Y eso me lo han dado muchos poetas, aunque su impronta sea difícilmente comprobable en lo que escribo; nombro solo a algunos que vienen a mi memoria: A. Rimbaud, H. Michaux, G.Ungaretti, Emily Dickinson, S. Beckett, Arnaldo Calveyra, Saint John Perse, Clarice Lispector, Susana Thenon, J.Fijman, Salah Stétié, Marosa Di Giorgio,  Francisco Madariaga, Jules Supervielle, Mark Strand, etc.

¿Qué autor leíste últimamente y recomendarías?

Alejo: De lo que leí en los últimos días, me gustaron mucho La casa de la niebla, de Elena Anníbali, los metales terrestres de Jotaele Andrade y Blaia, de Marcelo Díaz

Dolores: Me entusiasma la poesía que están escribiendo poetas muy jóvenes como Laura García Del Castaño y María Belén Aguirre. También recientemente me impactó escuchar y leer textos de Ariel Williams, poeta de la Patagonia. Podría seguir pero me preguntás por un autor solo y ya voy nombrando a tres.

***

Alejo Carbonell. Nací en el 72 en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos, y vivo hace casi 20 años en Córdoba. Publiqué algunos libros de poesía, y también cuentos, guiones de historieta, artículos, reseñas y entrevistas. Soy parte de Caballo negro editora, y también coorganizador del Festival Internacional de Poesía de Córdoba.

Dolores Etchecopar nació en Buenos Aires en 1956.  Publicó los siguientes libros de poesía: Su voz en la mía (1982), La Tañedora( 1984), El  Atavío (1985), Notas salvajes (  1989)  Canción del precipicio (  1994) y El comienzo ( 2010).  Integra varias antologías. La Editorial Ruinas Circulares dio a conocer en 2012 una antología de su poesía: Oscuro alfabeto(con selección y prólogo de Enrique Solinas). A fines de los años noventa fundó  y condujo, junto con artistas de diversas disciplinas, el ciclo de poesía  El pez que habla,  en el que se exploraron nuevas modalidades de la lectura oral de la poesía. Desde el año 2010 dirige el sello de poesía hiloseditora, en las tapas de los libros editados por este sello aparecen algunos de sus dibujos y pinturas.