Ayuda  |  Ingresar  |  Crear Cuenta
...

Entrevistas a poetas: Joaquín Valenzuela- Walter Lezcano

Nuestra entrevista de todos los viernes a dos poetas.

¿Cómo o cuándo te das cuenta de que algo que escribiste o pensaste es un poema y no otro tipo de texto?

Joaquín: Generalmente mientras escribo me voy dando cuenta hacia donde rumbea o pretende rumbear lo dicho. A veces por el tono, el tema. Otras veces surge naturalmente la disposición en verso.

Walter: Se tienen que juntar dos cosas intangibles pero que se reconocen como si tuvieran una materialidad extraordinaria: respiración y ritmo. Si hay eso, la cosa funciona. Son los dos elementos sobre los cuales se construye la poesía que más me gusta. Porque más allá de los contenidos, sean o no contundentes, la forma delimita un territorio poético. Si hay respiración y ritmo sucede algo que tiene que ver con la estética.  

¿Cómo se corrige un poema, cómo corregís vos un poema?

Joaquín: Tacho, lo paso a word, cambio y corto versos, borro palabras, lo leo en voz alta, se lo leo a algún amigo, lo leo como lo leería tal o cual persona. Y casi siempre que abro ese word, donde hay otros poemas, repito alguna de estas operaciones, hasta que un día lo dejo.

Walter: Es una instancia compleja esa porque hay poemas que se presentan de un modo terminado y uno tiene que confiar. Y hay otras poesías a las que les veo las fallas después de un tiempo de dejarlas reposar. Quiero decir, tal vez más que corregir uno lo que hace es ver si esas palabras resisten las lecturas, los golpes, los cambios. Si el poema no se la banca, tal vez lo que haga falta es recortar, desbaratar la forma o reescribir. Hasta que el poema encuentra su modo de construir su propia verdad. Cuando eso ocurre, surge algo parecido a la revelación. Igual dura poco porque hay que seguir escribiendo.      

¿Podés encontrar algo puntual que haya modificado tu escritura? (Un autor, una película, un momento de tu vida…)

Joaquín: Un autor: Girondo, en ese entonces yo no escribía poesía. O cuando me abrí un blog y empecé a publicar mis poemas, a hacerlos visibles.

Walter: Sí, me acuerdo el día que compré la antología Peleando a la contra (Anagrama) de Charles Bukowski. Yo había cumplido 14 años y mi vieja me había dado unos pesos y, andá a saber por qué, me compré ese libro. Me llamó la atención el título y, sobre todo, la cara de Bukowski. Por ese entonces hacía uno o dos años que escribía poemas espantosos, terribles, pero insistía, por alguna extraña razón, insistía con eso. Ese día que compré el libro, mi vida cambió para siempre. Esa sensación la tuve también con otros escritores, pero esa es otra historia. Hace mucho que no leo a Bukowski. Pero él está ahí en mi biblioteca. 

¿Qué poetas considerás que influyeron en tu escritura?

Joaquín: Los poetas que juegan con las palabras. Los que leés y decís: ah, ¿esto se puede? Poetas latinoamericanos. Los autores de canciones. También las novelas y cuentos influyen. Así que muchos.

Walter: A veces siento que yo no tengo influencias. Lo que tengo es gente que descubro, me fascino con ellos y les quiero robar todo lo que hacen. Me relaciono de ese modo con algunos autores, que pueden ser poetas o narradores o ensayistas. Lo locura es que uno trate de evitar ese momento hermoso de descubrimiento y posterior saqueo de estilos, temáticas, formas, etcétera. 

¿Qué autor leíste últimamente y recomendarías?

Joaquín: Releo varios  autores, así que “últimamente” sería “depende el día”. Por ejemplo, desde Beatriz Vignoli hasta Arnaldo Calveyra, pasando por Alberto Muñoz, por Leónidas Escudero.

Walter: De lo que leí últimamente recomiendo a Mauro Quesada, Rubén Guerrero, Jonás Gómez, Daniel Durand, Cristhian Monti, Daiana Henderson, Matías Moscardi, Gabi Luzzi, Gabriela Clara Pignataro, Damián Ríos, Ezequiel Alemian, Manuel Alemian, Cucurto y las antologías 30.30 y 1000 Millones que sacó la editorial municipal de Rosario.

***

Joaquín Valenzuela Bellocq nació en Dolores, Buenos Aires, en 1971. Publicó los libros de poesía: Actividad Física (Ediciones en Danza, 2007); doméstico (Ediciones en Danza, 2009); Varamientos pampa (Ediciones en Danza, 2011); La casa del deshielo (Huesos de Jibia, 2013). Ha participado en antologías como Infancias -III Festival de Poesía en la Escuela- (añosluz, 2012); Amor (Ediciones en Danza, 2015). En narrativa ha publicado la novela Mandarse a mudar (Ruinas Circulares, 2014). Su formación es interdisciplinaria: teatro, bellas artes, fotografía. Lleva el blog: http://deanumeros.blogspot.com

Walter Lezcano (Goya, Corrientes, 1979) Docente de Literatura en colegios secundarios. Editor en Mancha de Aceite. Periodista freelance: aparecieron textos en Crisis, Brando, Revista Ñ, Rolling Stone, Ni a palos, Eterna Cadencia, suplemento Cultura de Clarín, Radar de Página/12, suplemento Cultura de Tiempo Argentino, Inrockuptibles, Bacanal, Otra Parte, Anfibia y La Agenda.

Publicó Jada Fire (Difusión Alterna, 2011), Los Mantenidos (Funesiana, 2011), Tirando los perros (Gigante, 2012), 23 patadas en la cabeza (Difusión Alterna, 2013), Humo (Vox, 2013), Calle (Milena Caserola, 2013) y El condensador de flujo (La carretilla roja, 2015). Participó de la antología Esto pasa. Poesía en Buenos Aires (Llanto del mudo, 2015).