Ayuda  |  Ingresar  |  Crear Cuenta
...

Entrevistas a poetas: Laura Wittner- Carlos Aldazábal

La Red Federal de poesía comienza una serie de reportajes a escritores argentinos indagando acerca de la creación poética.

1- ¿Cómo o cuándo te das cuenta de que algo que escribiste o pensaste es un poema y no otro tipo de texto?

Laura: Cuando lo pruebo en una hoja o en el word. Igual a veces hay tropiezos: no reconozco el comienzo de un poema a tiempo y lo tuiteo. Después ya lo doy por perdido.

Carlos: En general tiene que ver con cierto ritmo, cierta frase que se va formando en mi cabeza antes de pasar al papel. Sé que es un poema porque surge como una voz inexplicable, o como respuesta perceptiva a algo que estoy viviendo. Es cierta predisposición, cierta forma de estar atento al mundo, lo que permite que los poemas ocurran, más allá de que luego puedan articularse en una serie, temática o no. 

2- ¿Cómo se corrige un poema, cómo corregís vos un poema? 

Laura: Leo en voz alta. Una y otra vez. Saco todo lo que podría sobrar. Verifico la música. Reorganizo las sílabas, miro si algún sonido se me está viniendo en contra, si por descuido produje ecos que no quería producir. Saco un poco más. Vuelvo a leer: si me parece que al final no dije nada, borrón y cuenta nueva.

Carlos: No sé si se puede generalizar. En lo personal me guío mucho por el oído, que el poema suene bien, que no tenga exceso de palabras ni explique demasiado, que no tenga rimas internas, ni consonantes ni asonantes. Que, en lo posible, no le sobre ni le falte nada. Es una práctica de oficio, que se adquiere en la lectura y en el intercambio generoso con otros colegas.

 3- ¿Podés encontrar algo puntual que haya modificado tu escritura? (Un autor, una película, un momento de tu vida…)

Laura: Probablemente mis primeras lecturas de los poetas estadounidenses del siglo XX, a principios de los ‘90. Eso me corrió un poco de carril.

Carlos: Creo que mi escritura se está modificando a cada rato, aunque no sea capaz de percibirlo. Para mí es fundamental la experiencia, y me cuesta entender la poesía como un género literario desvinculado de lo vital. Entonces, en tanto las experiencias se modifican constantemente (y cuando hablo de experiencias también hablo de experiencias cognoscitivas: leer un libro, ver una película, escuchar música, etc), es inevitable que algo parecido suceda en la escritura. Es la paradoja del "yo es otro" que ya estaba en Rimbaud: el desafío es asumir esa multiplicidad sin dejar de ser uno. Lo que algún teórico podría llamar "estilo".  

4- ¿Qué poetas considerás que influyeron en tu escritura?

Laura: Tantos que no podría listarlos. O eso espero.

Carlos: Muchos. En primer lugar toda la vanguardia hispanoamericana, con Vallejo y Lorca a la cabeza, sin dejar de mencionar a González Tuñón, Canal Feijóo o Girondo. Después está la tradición de la poesía del NOA, especialmente de la provincia de Salta, que en mi caso es constitutiva: desde la copla anónima y popular, pasando por Manuel J. Castilla y Jaime Dávalos, sin dejar de mencionar a poetas como Jacobo Regen, Walter Adet, Holver Martínez Borelli, Teresa Leonardi, Santiago Sylvester o Leopoldo Castilla. También podría darte nombres de poetas a los que tuve la suerte de conocer en persona, y que ya no están: Raúl Aráoz Anzoátegui, Juan Gelman, Olga Orozco, Jorge Calvetti, Amelia Biagioni, Juan Carlos Bustriazo Ortiz, Joaquín Gianuzzi, Francisco Madariaga, Carlos Hugo Aparicio, Élida Manselli, Juan José Folguerá, Jesús Ramón Vera, Juan José Hernández, Antonio Cisneros. Poetas de verdad que por sus obras, sus consejos o su ejemplo, influyeron, de un modo u otro, en mi escritura.   

5- ¿Qué autor leíste últimamente y recomendarías?

Laura: Elena Ferrante, Susanna Mattiangeli, Patrizia Cavalli.

Carlos: Al querido y admirado Alberto Szpunberg. Es uno de nuestros grandes poetas. Toda su obra es recomendable. A mí, de sus últimos libros, me gustan, especialmente, El libro de Judith y La academia de Piatock.

 

Biografías:

Laura Wittner nació en Buenos Aires en diciembre de 1967.

Publicó los libros de poesía El pasillo del tren, Los cosacos, Las últimas mudanzas, La tomadora de café, Lluvias y Balbuceos en una misma dirección y las antologías Noche con posibilidades (Uruguay) y Por qué insistimos con los viajes (España). Como autora de libros para niños publicó Cahier du temps (Francia), Cumpleañeros, La noche en tren, Gato con guantes y Eso no se hace. Es licenciada en letras por la Universidad de Buenos Aires, trabaja como traductora para diversas editoriales y coordina talleres de poesía y traducción. Lleva el blog http://selodicononlofaccio.blogspot.com.ar/

Carlos J. Aldazábal (Salta, Argentina, 1974). Como poeta obtuvo, entre otros, el Premio Alhambra de Poesía Americana (Granada, España), el Primer Premio Regional de Poesía (NOA) de la Secretaría de Cultura de la Argentina y el Primer Premio del II Concurso “Identidad, de las huellas a la palabra”, organizado por Abuelas de Plaza de Mayo. Publicó los poemarios La soberbia del monje (1996, subsidio de la Fundación Antorchas), Por qué queremos ser Quevedo (1999), Nadie enduela su voz como plegaria (2003), El caserío (2007),Heredarás la tierra (2007), El banco está cerrado (2010), Hain, el mundo selknam en poesía e historieta (con ilustraciones de Eleonora Kortsarz, 2012), Piedra al pecho (2013) y Las visitas de siempre (2014). Su poesía ha sido parcialmente traducida al inglés, al árabe y al italiano, e incluida en diversas antologías, entre otras Poesía Joven del Noroeste Argentino (2008), compilada por Santiago Sylvester y publicada por el Fondo Nacional de las Artes, y Poesía ante la incertidumbre. Nuevos poetas en español (2011), editada en España y en distintos países de América Latina por Visor.